El forense del condado de Los Angeles ha confirmado que Chester Bennington, el cantante de la banda Linkin Park fallecido este jueves 20 de julio, se suicidó por ahorcamiento.

Su cuerpo fue encontrado en su residencia privada de Palos Verdes. Ed Winter, portavoz del departamento de medicina forense de Los Angeles, confirmó a USA Today que un empleado encontró al artista colgado de una puerta de su habitación. La policía ya había anunciado anteriormente que recibieron una llamada a las nueve de la mañana del jueves en la que se alertaba de la presencia de un cadáver en la vivienda de Bennington.

Los policías encontraron una botella de alcohol en la habitación, aunque no estaba cerca del cuerpo y había ninguna nota de despedida del fallecido. Los resultados completos de la autopsia todavía no se han desvelado. Bennington, que tenía 41 años y era padre de 6 hijos, había sufrido depresión y había sido adicto a las drogas y al alcohol durante años.

Asimismo, el cantante se había planteado el suicidio anteriormente debido a los abusos que sufrió en su infancia.

La muerte del líder de Linkin Park se produjo el día en el que Chris Cornell, cantante de SoundGarden fallecido el pasado mes de mayo, habría cumplido 53 años.

Bennington, que interpretó una emotiva versión de la canción “Hallellujah” en el funeral de su amigo, era el padrino de los dos hijos de Cornell. Asimismo, horas antes de conocerse el suicidio de Bennington, Linkin Park compartió en su cuenta de Instagram un adelanto del videoclip de Talking To Myself, sencillo incluido en su último album One More Light.

Deja Un Comentario

Comentarios

Compartir