La British Invasion (Invasión Británica) fue un movimiento musical predominante en Estados Unidos hacia mediados de los años 60, cuando grupos de Rock ‘N’ Roll procedentes del Reino Unido alcanzaron altas cotas de popularidad a raíz del éxito de The Beatles. Todos estos grupos, claramente influenciados por el Rock ‘N’ Roll estadounidense, el Blues y el Rhythm & Blues, eran capaces de elaborar canciones sencillas y pegadizas.

Antes de la fulgurante llegada de The Beatles, bandas como Cliff Richard o The Shadows gozaron de gran repercusión en el Reino Unido. La casi nula presencia británica en el panorama musical estadounidense se refleja claramente haciendo hincapié en el número de canciones británicas que lograron situarse durante aquella época en las primeras posiciones de las listas estadounidenses, únicamente dos: “Telstar” de The Tornados y “Stranger on the Shore” de Mr. Acker Bilk. Con la publicación por parte de Capitol del sencillo de The BeatlesI Want To Hold Your Hand” a finales de 1963, llegó la revolución: el grupo visitó Estados Unidos por primera vez y su disco pronto se situó en los primeros puestos de las listas. Además, su presencia en el programa de Ed Sullivan el 9 de febrero de 1964 marcó un récord de telespectadores jamás alcanzado hasta la fecha. Normalmente, ese momento suele ser considerado el comienzo de la invasión británica. Los “Fab Four” pronto se hicieron con el primer puesto de las listas, lo cual abrió el mercado estadounidense a bandas británicas como The Rolling Stones, The Dave Clark Five, The Who, The Animals o The Kinks.

Esta corriente del Rock se considera precursora, entre otros estilos, del Garage Rock y el Punk.

Compartir