El British Metal, como movimiento musical, se originó a finales de los setenta en Gran Bretaña. Este movimiento surgió con centenares de bandas amateur, inspiradas en el Hard Rock de la década anterior. Pronto llamó la atención del público, siendo seguido a pequeña escala en gran parte de Europa. Probablemente fue este movimiento el que preparó el camino para el despegue definitivo en los años ochenta del Heavy Metal. El legado dejado por Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, Uriah Heep, entre otros fue suficiente para que se creara este movimiento, que a su vez fue influencia importante para las bandas de rock duro de las dos ultimas decadas del siglo XX.

El British Metal surgió como una reacción a la inclinación comercial de bandas de Punk de finales de los setentas. De todas las bandas que surgieron la mayoría sólo llego a grabar un LP o incluso solo a publicar algunas demos.

El movimiento se vio respaldado por la edición de un disco doble recopilatorio titulado Metal For Muthas, testimonio musical con algunas de las bandas más representativas de la época. Metal For Muthas inició una gira a lo largo y ancho de Inglaterra. Muchos grupos incluyeron demos, lo que constituye un patrimonio histórico para los amantes del rock.

El movimiento es hoy conocido por algunos de sus supervivientes más notables: Raven, Judas Priest, Iron Maiden, Saxon, Diamond Head, etc. Con la desaparición del impulso inicial del movimiento (alrededor del año 1985) muchas de las bandas que pudieron seguir editando discos siguieron tendencias más comerciales o cambiaron su estilo por otro más extremo y se mantuvieron por un tiempo en un circuito Underground.

Los grupos de British Metal se caracterizaron por la innovación y un énfasis inusual en diferenciarse de sus antecesores tanto visual como musicalmente. Visualmente, la mayoría de ellos optaron por separarse de la clásica visual hippie de las bandas de los 70’s y popularizaron el uso del vestir común de la calle entre la subcultura del metal (vaqueros gastados, camisetas estampadas, y zapatillas deportivas preferiblemente blancas) recreando así la imagen de la clase obrera entre sus seguidores. Otras bandas como Judas Priest, Motörhead y Saxon se volcaron al imaginario de la subcultura de los rebeldes motorizados enfundados en cuero y cadenas para diferenciarse incluso de sus mismos compañeros de movimiento.

Musicalmente, El British Metal apelaba a un metal basado en secuencias rítmicas de Power Chord, combinados con rapidísimos solos de guitarra. Todo esto ejecutado a un volumen ensordecedor. Sus letras podían situarse entre las reclamaciones violentas del personaje común de la clase trabajadora en grupos como Girlschool, Diamond Head y Motörhead, tal como antes ya lo habían hecho sus contrapartes del movimiento Punk, hasta el imaginario épico mitológico de bandas como Saxon o Samson. Algunos de ellos como Venom, Holocaust y Witchfinder General exploraron la mitología satánica que posteriormente evolucionaría hacia otros estilos más extremos. Sus voces líderes también abarcaron un singular espectro, desde los más altos registros melódicos hasta voces estertóreas y guturales.

Aún cuando las características que definieron e hicieron singulares a las bandas de British Metal todavía están en discusión, e incluso aún se discute que bandas pertenecieron realmente al mismo, es innegable que, a pesar de una muy breve duración, el movimiento dinamizó el Heavy Metal de finales de los 70’s y muchas de sus bandas son citadas como influencias determinantes en la evolución del género…

Compartir