Funk es un género musical, muy popular durante los años 1970, que apareció en el ambiente nocturno de las comunidades afroamericanas en Estados Unidos. Nacido como una evolución de algunos elementos del Soul y el Jazz anteriores, el Funk se consolidó como un estilo propio y marcó el camino de la música bailable de ahí en adelante.

El instrumento fundamental en este estilo de música es el Bajo, requiriendo una gran eficiencia técnica y la creación de líneas melódicas sobre las que se construyen los arreglos del resto de los instrumentos. Una técnica muy utilizada por los bajistas Funky es el “slap”, técnica patentada por el bajista de Sly & The Family Stone, Larry Graham, que consiste en golpear simultáneamente las cuerdas del bajo con el pulgar y tirar doblada una cuerda para dar un toque más potente a la línea.

La guitarra Funk, por su parte, es muy diferente a una Metal o Rock, dado que se basa en la utilización de acordes simples alternadas con rasgueos secos, generalmente en las cuerdas más agudas, utilizando eventualmente el pedal de Wah Wah y efectos como el Flanger o ECFs (Envelope Controlled Filter) para dar un sonido más percusivo al instrumento.

La batería tiene una métrica y síncopas característicos, y es una de las partes más evidentes que se han heredado del Funk casi sin cambios desde sus inicios, a través de las diferentes formas de música Hip-Hop, breakbeat y más tarde de música electrónica de baile, pero con composiciones más repetitivas y marcadas.

Las incursiones con el sintetizador de artistas como Stevie Wonder, Herbie Hancock (que se luce con sintes ARP en su disco de 1972 llamado Headhunters) y P-Funk de George Clinton (vía su tecladista Bernie Worrell en el Minimoog); sumado a la caída de los precios de la electrónica a finales de los 70s, puso la semilla para que a comienzos de los 80s se popularizara un tipo de Funk hecho sólo con instrumentación (incluida su percusión) electrónica, conocido como Electro Funk, y cuyos primeros exponentes destacados son los D-Train, Peech Boys, Shalamar y Midnight Star.

Finalmente, en Cuba surgió la timba, a finales de de los 80 y principios de los 90, también llamada Salsa Cubana o por los críticos prestigiosos denominada como Hipersalsa por su alta complejidad, en el que el virtuosismo del bajo Funk con frecuentes slaps es la columna vertebral de dicha corriente musical…

Compartir