El concepto “New Wave” fue el comodín utilizado por el periodismo, los sellos disqueros y los programadores radiofónicos para designar a los nuevos sonidos que comenzaban a nacer con la llegada de los ochenta.

El final del punk como alternativa comercial, obligaba a los distintos actores del ambiente musical a buscar alejar cualquier reminiscencia a su legado de rudeza, mensajes directos y escándalos. Por ese motivo fue dejado de lado el término post Punk, y apareció con fuerza el de New Wave, que aludía a un movimiento artístico-intelectual, supuestamente parecido al que estaba ocurriendo.

En Estados Unidos, por ejemplo, se dio una dicotomía bastante extraña entre lo que era punk y lo que se consideraba New Wave. Dentro del primer estilo se consideraba a bandas como The Ramones y Richard Hell, mientras que en el segundo estaban Blondie y Talking Heads.

Optar por la etiqueta New Wave era adquirir un estatus diferente y, además, tener más posibilidades de ser contratado por una multinacional. Así se subieron al carro nuevas agrupaciones como The Cars, The Motels, The Go Go’s, Pere Ubu, Jonathan Richman, The B-52’s, R.E.M., Devo, X, The Blasters, The Residents y otras tantas más, que habían moldeado su sonido a partir del género punk.

Todo era New Wave, y bajo esta premisa, dentro de sus límites caben proyectos tan diferentes como el grupo The Motels o el bizarro art punk de Pere Ubu (que tomó su nombre del personaje de la obra Ubú rey, escrita por el dramaturgo Alfred Jarry a principios del siglo XX.).

Bandas revisionistas del rock como The Blasters eran New Wave, pero también lo era el dance punk de estética kitsch de The B-52’s.

Sin embargo, con esfuerzo podemos encontrar características que cruzan el estilo y que van más allá de lo meramente musical. Acerca de este último punto, podemos fijarnos en la aparición de la tecnología aplicada al sonido, que se hace instrumento en el sintetizador. Paralelamente, y en algo que había quedado descuidado con el punk, se hace visible una preocupación constante por el tema estético. La idea era acompañar la música con un concepto visual de fácil identificación.

Para algunos, dichas inclinaciones eran parte de su propia vocación de vida. Por ejemplo David Byrne, Chris Franz y Tina Weymouth (del grupo Talking Heads) se conocieron en la Escuela de Diseño de Rhode Island (EE.UU.), lugar donde forjaron la idea de formar un grupo musical. Sus inquietudes artístico-intelectuales se reflejaron en tanto en su sonido y como en su imagen. La preocupación por lo externo era también un signo de una década y del cambio de paradigma que se había gestado, hacia el postmodernismo, mutando también lo que antes se entendía como arte.

La New Wave inauguraba con sus sonidos creativos y sus melodías innovadoras una nueva década alrededor del mundo, y el Reino Unido no era la excepción. Allí también la heterogeneidad era la regla. Estaba el veloz sonido de los Rezillos (la versión escocesa de The B-52’s) y el depresivo post Punk de Joy Division -cuyos integrantes formarían más tarde el grupo de techno New Order, tras el suicidio de su vocalista, Ian Curtis-, el noise-rock de Pop Group, el New Wave-reggae melódico de The Police, el reggae-funk con mensaje feminista de The Slits y el rock gótico de The Cure.

Muchos de estos grupos que pasaron por la música New Wave inauguraron nuevas corrientes. The Cure y Joy Division, por ejemplo, se sumaron a otros como Siouxsie and the Banshees para sentar las bases de lo que se conocería como Dark Wave.

Y en la palabra alternativo encontramos el destino de la New Wave. Hoy, lo que alguna vez fue New Wave es Rock Alternativo, en otro más de los múltiples usos que se le ha dado al término. Hoy en día, New Wave se aplica a los grupos que hacen una relectura del punk de principios de los setenta, y que a finales de esa década no era comercial.

Pese a todo, las grandes bandas del New Wave fueron trascendentes, como es el caso de The Cure, y mucha de la música de hoy tiene una deuda con ella, que marcó un parte importante de la historia del rock contemporáneo.

Pero New Wave es en realidad todo lo que ocurrió después del Punk Rock, combinando éste género con otros como el Ska, Reggae, Rock Progresivo, Glam Rock, Experimental, etc. Claro, que éstas influencias marcaron más unas que otras en distintas bandas, pues The Beat y The Cure son New Wave por que ambos combinaban Punk con distintos géneros previos, pero la primera banda combinaba más Ska y Reggae, por lo que pertenecía al género Ska 2-Tone, mientras que la segunda combinaba más el Glam y Rock Progresivo. Simon Reynolds en su libro “Rip It Up And Start Again” describe todos esos grupos como post-Punk, porque surgieron después del Punk, pero también son llamados New Wave…

Compartir