Psychedelia (Psicodelia), es un neologismo formado a partir de las palabras griegas ψυχή, “alma”, y δήλομαι, “manifestar”. La palabra psicodélico fue inventada por el psicólogo británico Humphry Osmond y significa “que manifiesta el alma”.

Ajustándose a esa definición, todos los esfuerzos por proyectar el mundo interior de la psique pueden ser considerados, en un sentido amplio, “psicodélicos”. Sin embargo, cuando se habla de psicodelia suele aludirse a una modalidad artística muy concreta: el arte psicodélico, sobre todo pictórico y musical, que se desarrolló a partir de los años 50 del siglo pasado. Este tipo de arte se caracteriza por evocar las vivencias propias de la experiencia psicodélica: sinestesia, alteración de la percepción del tiempo y del sentido de la identidad, empatía, etc.

La psicodelia alcanza su apogeo en la segunda mitad de los años 60 y primera de los 70. Es uno de los componentes más notorios de la Contracultura, pues ofrece una vía de escape de los limites impuestos a la conciencia y a la vida diaria por el sistema dominante. A partir de entonces, pierde notoriedad y va siendo desplazada por otras corrientes culturales, aunque su influencia persiste en múltiples manifestaciones contemporáneas, siendo especialmente obvia en la publicidad, el video-clip, el cine y la música psicodélica de vocación underground.

Algunos científicos y humanistas, convencidos de las posibilidades benéficas de las drogas psicodélicas para los humanos, han investigado y promocionado su uso responsable: entre ellos se cuentan Albert Hofmann, Aldous Huxley, Humphry Osmond y Timothy Leary. El uso medicinal de estos fármacos constituye la psicoterapia psicodélica.

Desde los años 80 se han producido diversos brotes neopsicodélicos. Uno de ellos es el Psychedelic Trance, movimiento que retoma algunos principios de la psicodelia de los 60, promoviendo la empatía con el planeta y el uso de la música como herramienta de meditación. Otra manifestación reciente es el psybient, un encuentro entre la música electrónica, las estructuras complejas del Rock Progresivo y la estética psicodélica….

Compartir