El Rhythm and Blues, conocido mayormente por sus siglas, R&B, es un género musical que debe su origen al Jazz y al Soul, con influencias Gospel, y fue el género que tendió las bases para el Rock ‘N’ Roll. El R&B clásico conservaba el ritmo y casi la misma estructura del Blues, pero con una instrumentación más modesta y con más énfasis en la canción, no en la improvisación. Se empleaban los mismos acordes del Blues, pero con un acompañamiento más rítmico e insistente. Durante los años 50, el R&B era dominado por vocalistas como Ray Charles y Ruth Brown, y también por agrupaciones como the Drifters y the Coasters.

No fue hasta la década de los 80 cuando el término “R&B” recuperó su uso ordinario. Durante aquel tiempo, la música Soul de James Brown y Sly & the Family Stone había adaptado elementos de la música psicodélica y otros géneros a través del trabajo de artistas como George Clinton. El Funk se convirtió también en una parte principal de la música Disco. A principios de los 80, sin embargo, el Funk y el Soul se habían convertido en géneros sensuales y cargados de sexualidad, a causa, en gran parte, del cantante Prince. Por entonces, el moderno género del R&B Contemporáneo vino a ser uno de los géneros musicales más populares de la música norteamericana.

El R&B hoy en día define un género de música afroamericana, originado tras la “muerte” de la música Disco en los 80, que combina elementos de Soul, Funk, Dance y, tras 1986, Hip Hop. En este contexto sólo se usa la abreviatura “R&B”, no la expresión entera.

En ocasiones referido como “Urban Contemporary” (el nombre del formato de radio que tocaba música Hip Hop y R&B) , el R&B contemporáneo es distinguido por un método electrónico de producción, caja de ritmos de fondo, y una forma suave de arreglo vocal…

Compartir